La finca de la Cierva

Santo Ángel, abril 2022 | Ángel Matas Zapata. Este artículo trata de la historia de «La finca Torre de la Cierva» en Santo Ángel, que fue una de las residencias de una ilustre familia durante años. En este artículo vamos a hablar de la familia de la Cierva y de la historia de la finca que habitaban de vez en cuando en Santo Ángel.

El Árbol genealógico

Vamos a comenzar este pequeño trabajo haciendo un estudio de la rama principal del árbol genealógico de la familia de la Cierva, para después comentar lo que hemos podido recopilar sobre la finca.

Árbol genealógico de la familia de la Cierva

Parte del árbol genealógico de la familia de la Cierva

Florentino de la Cierva y García de la Vega nacido en 1809 en Herencia (Ciudad Real), se casó con Dª Ángela Soto Franco. Fue encargado de la Real Yeguada de la Casa Real. De este matrimonio nació Juan De la Cierva y Soto en Ciempozuelos (Madrid) en 1829.

Don Juan de la Cierva Soto

Don Juan de la Cierva Soto ejerció como notario en Murcia, casado con Dª Nicomedes Josefa García Benito, fallecida de cólera en Murcia el 15 de octubre de 1855, y con la que tuvo una hija llamada Marciala de la Cierva García.

Una vez fallecida Dña. Nicomedes, D. Juan de la Cierva Soto, contrajo un segundo matrimonio con otra viuda, Dª Petronila Peñafiel Fernández, natural de Cartagena, que también falleció el 18 de Abril de 1889. Dña. Petronila otorgó testamento dos días antes de su fallecimiento, por el que sabemos que entonces tenia 58 años (nació pues en 1831), y que era hija de D Juan Peñafiel Buendía y de Dª Juana Fernández Albaladejo.

D. Juan de la Cierva Soto de su matrimonio con Dª Petronila Peñafiel tuvo tres hijos: Julian, Juan e Isidoro. Julián falleció muy joven, dejando un hijo llamado Juan de la Cierva López, que aparece junto a sus tíos Juan e Isidoro como heredero de su abuelo, el notario.

Fue el creador de la finca Torre Cierva, motivo principal de este trabajo, y de la que hablaremos más adelante.

Juan de la Cierva y Peñafiel

Juan De la Cierva y Peñafiel

Nació en Mula el 11 de marzo de1864 y llegó a ser un famoso abogado criminalista. Fue  Alcalde de Murcia y ministro en cinco ocasiones durante el gobierno de don Alfonso XIII. Contrajo matrimonio con Dª Maria Codorniu Bosch, hija de Ricardo Codorníu, nacido el 6 de junio de 1846, ingeniero de montes y considerado como el primer ecologista español. Entre sus muchos trabajos destacan la repoblación completa de Sierra Espuña, y la restauración de la Pinada de Guardamar del Segura, como método para detener el imparable aumento de las dunas que amenazaban el pueblo.

Ricardo Codorníu y Stárico

Por su dedicación al medio ambiente y la defensa de los bosques pasó a la historia como “el apóstol de los arboles”.

Ricardo Codorníu- Estatua en la Plaza Santo Domingo - Murcia

Fotografía de Ricardo Codorníu- Monumento en su homenaje en la Plaza Santo Domingo (Murcia – 2022)

Toda esta intensa labor a favor de la Naturaleza será reconocida con valiosas condecoraciones como la Gran Cruz de Isabel la Católica, la Cruz del Mérito Agrícola, la Encomienda de Alfonso XII, etc…

Codorníu - Cruz del Merito AgricolaEl diploma de la Gran Cruz del Mérito Agrícola a Ricardo Codorníu por parte de la Sociedad Española de los Amigos del Árbol. En el diploma aparecen los escudos de Murcia y Cartagena.

Dos años antes de su fallecimiento, celebraba las bodas de oro con su esposa, sus ocho hijos, sus veintidós nietos y cuatro biznietos, recibiendo felicitaciones del propio Papa Benedicto XV. Falleció el 26 de septiembre de 1923 en Murcia a los 77 años de edad.

Sierra Espuña, antes y después de la repoblaciónVista del paraje de Collado Bermejo en Sierra Espuña, antes y después de la repoblación

Ricardo Codorníu fue el abuelo materno de Juan de la Cierva Codorníu, e Influyó de forma considerable en la vocación de su nieto, ya que fue quien dio las primeras lecciones sobre aeronáutica, explicándole por qué y como volaba un avión.

Ricardo Codorníu inspeccionando el paisaje repoblado con pino carrasco en el paraje de La Tenganera Sierra Espuña

En la imagen se distingue al ingeniero Ricardo Codorníu (con barba y gafas) junto a varios operarios en una ladera repoblada con pino carrasco en 1898. La fotografía fue tomada por Ramón Melgares en octubre de 1903.

El pastel de Cierva

Volviendo a D. Juan de la Cierva y Peñafiel, y como curiosidad, se cuenta que el pastel de Cierva aparece a finales del siglo XIX y fue una receta que el jefe de cocina de un buque ruso fondeado en el Mar Menor, dio a un pastelero de Santiago de la Ribera, que lo sirvió en una comida en la Encañizada a la que asistió Juan de la Cierva Peñafiel. El político murciano alabó de tal manera la receta que el cocinero decidió dar su apellido a la misma, una costumbre habitual antiguamente en el mundo de la gastronomía.

Hay quien dice que es una verdad a medias, y que el auténtico creador de aquel postre, fue Juan Pardo, célebre maestro pastelero de San Javier.

Una receta personal

También lo recordaba en 1975 su hija Carmen en una entrevista publicada en el periódico ‘Línea’. Carmen evocaba una lejana comida en La Encañizada, «hará unos treinta años», en la que fue anfitrión Tomás Maestre. «Preguntaron a mi padre por el nombre y la procedencia del pastel. ‘No tiene nombre’, respondió él. Es una receta personal». Y Maestre propuso llamarlo pastel Cierva.
Plano de mojón de mampostería. Escala 15000.Plano a escala 15000, representando un estudio de repoblación de una cabida de 821 hectáreas y 12 áreas. Con explicación de los signos convencionales representados (edificios, mojón de mampostería) de Ricardo Codorníu. Ingeniero: Ricardo Codorníu. Año 1891.

Juan de la Cierva y Peñafiel fue padre de Ricardo de la Cierva Codorníu, casado con Dª Antonia Kirkpatrick, y fusilado en Paracuellos del Jarama en 1936, y de Juan de la Cierva y Codorníu.

El comienzo de la guerra civil le sorprendió en Madrid, y siendo amenazado de muerte, se vio obligado a refugiarse en la Embajada de Noruega, donde la escasez de medicinas y las privaciones a causa de la guerra empeoraron su salud, muriendo, el 11 de enero de 1938.

Isidoro de la Cierva y Peñafiel

Nacido en Murcia el 16 de octubre de 1870, en la Calle Rillo nº 5, que corresponde a la actual Calderón de la Barca, y en la que tenía la notaría su padre, notario y político. Contrajo matrimonio con Josefa Pagan Pellicer, hija de Julian Pagan y Ayuso, que fuera alcalde de Murcia.

Isidoro de la Cierva Peñafiel

Fue diputado a Cortes por Murcia, desde 1907 hasta 1910, y desde marzo de 1914 a noviembre de 1915 en que presentó su renuncia, siendo sustituido por Emilio Díez de Revenga y Vicente, catedrático de la recién fundada Universidad de Murcia gracias al impulso dado por De la Cierva en Madrid.

Cierva el Bueno

Se le conocía como “Cierva el Bueno”, y era una persona muy popular y querida por sus constantes esfuerzos por defender los intereses de la Región, tratando de mejorar las condiciones de vida de los murcianos en materia educativa, red de carreteras y ferroviarias, como así lo manifiestan sus iniciativas recogidas en el Diario de Sesiones del Senado.

Además de impulsar la creación de la Universidad de Murcia, y la Estación Sericícola, contribuyó a la fundación de la Caja Regional de Previsión Social y, como miembro del patronato del Museo Provincial de bellas Artes y del Conservatorio de Música, fomentó los estudios de las letras, las artes y la música.

Juan Antonio Dimas e Isidoro de la Cierva junto a otras personas

El segundo por la derecha es Isidoro de la Cierva y Peñafiel, Presidente del Consejo de los Exploradores de Murcia.

Fue también presidente del Casino de Murcia desde 1929 hasta 1932, presidente del Torneo Nacional de Esgrima que se celebró en Murcia, y del Club de los Exploradores de Murcia.

Falleció en Madrid el 16 de abril de 1939.

Juan de la Cierva y Codorníu

Nació en Murcia ene 21 de septiembre de 1895 y contrajo matrimonio con Dª María Luisa Gómez Acebo.

Juan de la Cierva y Codorníu

Panda aviadora

Ya desde pequeño se mostró interesado por los aviones y del modo en que estos eran construidos. En 1904, su familia se traslada a Madrid y se hace amigo de Tomás de Martín Barbadillo, José Barcala y Pablo Díaz. En compañía de estos y su hermano crean un grupo llamado la “panda aviadora”, en la cual se dedican a investigar y realizar pequeños experimentos, construidos por ellos mismos, y con solo 16 años, Juan de la Cierva da sus primeros pasos en el ámbito de la aeronáutica, construyendo un aeroplano-biplano, al que le dieron el nombre de «BCD-1″ y el “Cangrejo Rojo»; que para sorpresa general voló. Esto les animó y crearon el «BCD-2». Para ampliar sus conocimientos se inscribe en la Escuela
Especial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

Juan de la Cierva - autogiro

Juan de la Cierva y Codorníu delante de su autogiro

Desde la década de 1910, se dedicó al diseño y construcción de aeroplanos. Seis años más tarde, estaba terminando sus estudios como ingeniero, y como proyecto de fin de carrera, decidió construir una aeronave. Esta era un biplano trimotor. Sin embargo, durante la prueba, el piloto realizo una maniobra peligrosa que hizo que el biplano se estrellara. Desde entonces, Juan de la Cierva empezó a buscar formas de hacer más seguros los vuelos en avión, dado el gran numero de accidentes que causaban la muerte de muchos jóvenes pilotos.

El Autogiro

Como resultado de la investigación, de la Cierva diseño una aeronave capaz de alzarse y aterrizar en vertical, utilizando unas alas giratorias que no estaban fijas, y a esta aeronave le dio el nombre de Autogiro.

Los primeros prototipos fracasaron, sin embargo, siguió intentando y haciendo mejoras a sus diseños, hasta que construyo un modelo que funciono. Fue probado en el aeródromo de Getafe en 1923, y realizó el trayecto de Cuatro Vientos a Getafe, con normalidad.

Autogiro flying over Newyork

El autogiro sobrevuela Nueva York

Con el paso del tiempo, el autogiro fue mejorado, De la Cierva buscaba que este fuera seguro, rápido y eficaz. En 1925, viaja a Inglaterra donde crea la “Cierva Autogiro Company”, unos meses después funda en Estados unidos Unidos «The Pitcarm-Cierva Autogiro Company of America», estas dos compañías se encargan de la comercialización del autogiro, que desde 1931, es usado en diversas partes del mundo.

Aterrizaje en la casa blanca

Su cuarto modelo, el C4, logró volar durante más de tres minutos a una altura superior a los veinticinco metros. A partir de ese momento, De la Cierva, que había financiado con su propio dinero sus experimentos, contó con una ayuda extra: una subvención del gobierno español. Con el modelo C5 consiguió volar hasta Getafe, y su siguiente modelo, el C6, fue exhibido ante el rey Alfonso XIII. Por fin se pudo comprobar todo el potencial de los autogiros, hasta el punto de que en 1926 un grupo financiero británico ofreció su ayuda al inventor murciano. La empresa The Cierva Autogiro Company LTD, con sede en Londres, permitió a De la Cierva poder construir y mejorar sus modelos con la vista puesta en el mercado internacional.

A través de su compañía, De la Cierva empezó a distribuir sus aparatos por todo el mundo, convirtiéndose en un pionero de la aviación.

El Autogiro en la Casa Blanca (1934)

El Autogiro en la Casa Blanca (1934)

A partir del año 1928, el propio De la Cierva se lanzó a pilotar sus propios autogiros y a presentarlos ante multitudes. Fue tal el éxito de su invento, que en un vuelo por los Estados Unidos se le permitió el lujo de aterrizar en el jardín de la Casa Blanca, donde fue recibido por el entonces presidente Herbert C. Hoover.

Exhibiciones aéreas

Promocionó su invento realizando numerosas exhibiciones aéreas y visitas por distintas ciudades españolas, aunque no logró encontrar la financiación necesaria para la construcción de una fábrica de autogiros con sede en España, ni para que sus aparatos pudieran ser comercializados de forma masiva en territorio español.

Juan de la Cierva y Codorníu - ingeniero-español - Murcia 1895-1936

Juan de la Cierva y Codorníu – ingeniero Español

Juan de la Cierva también se hizo mundialmente famoso por atravesar el Canal de la Mancha, por primera vez, con uno de sus aparatos. Tras la travesía, ABC informó así de la gesta:
«A las dieciséis y dieciséis apareció en el horizonte el aparato. Se veía girar su hélice con precisión. El autogiro dio una gran vuelta por encima del aeródromo, pasando a gran velocidad. Después subió un poco y a 150 metros de altura, paró el motor. Entonces el aparato comenzó a descender verticalmente, deteniéndose unos momentos en el descenso para reemprenderlo instantes después, y suavemente, sin ningún incidente, el autogiro se posó en tierra”.

Mientras tanto ideaba nuevas mejoras en sus modelos con el objetivo de que su invento tuviera una óptima implantación en su país de origen.

De la Cierva obtuvo muchos premios a lo largo de su corta vida. La Federación Aeronáutica Internacional le premió con la Gran Medalla en el año 1932.

Muerte en el aire

Paradójicamente Juan de la Cierva que tanto había luchado por mejorar la seguridad aérea, falleció el 9 de diciembre de 1936, a los pocos meses de cumplir 41 años, en un accidente en el aeropuerto londinense de Croydon, cuando al despegar el avión en que viajaba choco contra el tejado de una casa y se incendió, causando la muerte de todos los pasajeros con excepción de una azafata que logro salvar la vida.

El Autogiro de Juan de la Cierva aterrizó en el campo de Manises el 24 de marzo

El Autogiro de Juan de la Cierva aterrizó en el campo de Manises el 24 de marzo 1934

El cuerpo de Juan de la Cierva fue enterrado en una capilla católica de Inglaterra, hasta que en 1946 sus restos fueron trasladados a España.

Royal Aeronautical Society

Para hacernos una idea de lo que representa De la Cierva a nivel internacional, todos los años, en Londres, los 21 de septiembre, se celebra una conferencia en su honor en la Royal Aeronautical Society. Quizás el mayor reconocimiento de todos para el murciano, el niño que hurtaba a escondidas papel de cartas con el que fabricar aviones o trasteaba con planeadores, ya adolescente, las manos pringadas de aceite y los antebrazos lacerados, sea ver cómo sus invenciones zumban por el cielo convertidas —y mejoradas— en modernos helicópteros y drones o incluso aportan su grano de arena al primer vuelo controlado en la atmósfera de Marte.

Museo de Ciencias de Londres

Tanta es la importancia de su legado que los apasionados por los aviones y el vuelo lo tienen como uno de los grandes héroes españoles. Y es que no es poca la influencia del trabajo de Juan de la Cierva en el desarrollo posterior del mundo de la aviación. Existen calles con su nombre por muchos lugares de España, colecciones de relojes de Juan de la Cierva, y su famoso autogiro ocupa lugares destacados en museos de todo el mundo, como en el Museo de Ciencias de Londres.

Calles de Santo ÁngelCalles Isidoro de la Cierva y Juan de la Cierva en Santo Ángel

La finca Torre Cierva

Como decíamos al principio, D. Juan de la Cierva Soto fue el primer de la Cierva que se asentó en Santo Ángel, y el creador de la finca objeto de este trabajo. Había estado casado en primeras nupcias con Dª Nicomedes Josefa García Benito, y con la que tuvo una hija llamada Micaela de la Cierva García. Fallecida Dª Nicomedes, D. Juan de la Cierva Soto contrajo un segundo matrimonio con Dª Petronila Peñafiel Fernández, y tuvieron tres hijos, Julian, Juan e Isidoro de la Cierva.

La herencia

A su fallecimiento, las tierras a Levante del camino que conduce a la Fuensanta, (actual Calle del Buitre), y que continua hacia Patiño, fueron legadas a su hija Marciala. Sus hijos Juan e Isidoro recibieron el resto de las propiedades a poniente del citado camino de Patiño.

Plano finca Casa del Pino / Torre Cierva

Plano de los terrenos que forman la finca dominada «Casa del Pino» de los señores herederos de Don Juan de la Cierva y Soto

Dice el testamento, que concretamente D. Juan de la Cierva Peñafiel recibió de su padre los siguientes bienes:

Herencia de D. Juan de la Cierva Soto.

  • De las aguas del Buitre las cuarta parte. 0,795 tahullas adquiridas a D. José Antonio Montesinos Gómez el 3 de julio de 1889.
  • 2,748 tahullas de tierra con ácidos, frutales y viña con riego de noria movida a vapor y de aguas alumbradas de la Rambla del Sordo.

La descripción testamentaria dice que “existe una casita cubierta de tejado llamada del jardinero, y que es parte de una finca de 6,70 Has, que se ha formado por la agrupación de las siguientes operaciones de compra”.

VendedoresSuperficie en hectáreasFecha de adquisición
D. Narciso Marin Zapata
Dª Josefa y Juana Muñoz Gálvez
0,111803-01-1891
D. Antonio y D. Francisco Vera Pérez
D.Francisco y D. Antonio Vera Muñoz
0,125416-03-1891
D. Gregorio Sánchez Ortiz, Dª Concepción
de las Heras Abril, D. Jose Mª Abril y Cañadas.
0,652421-08-1892
D. Ramón Abril Marco0,747221-05-1894
D. Mateo Seiquer Almela0,083801-09-1894
Dª Josefa Valentina Muñoz Gálvez0,025009-11-1894
D. Francisco Cerdan Mendo0,562219-02-1895
Dª Dolores Manresa Fernández2,268806-03-1895
D. José García Llanes y su esposa
Dª Mª Fuensanta Cárceles Alacid
0,111825-02-1897
D. José Serena Morales0,279513-10-1896
D. Pedro Sánchez Guirao,
Dª Francisca Sánchez González,
D. José Sánchez González,
Dª Josefa Aliaga Bernabé y
Dª Francisca Vera Saez
0,111818-10-1898
D. José López Hernández0,279507-06-1900
D. Aurelio Fernández Salmerón y
D. José Gómez García
0,027929-06-1900
D. Luis Romero y Sainz0,335424-12-1896
D. Luis Romero y Sainz0,693001-01-1900

Sigue diciendo el testamento que “con todos estos trozos se ha formado una finca, haciendo en ella el causante plantaciones, edificios, cercados y caminos, y destruyendo las construcciones que antes existían, así como las bardizas y tapias que separaban unos trozos de otros; también instaló una noria y máquina de vapor que sirve para regar dicha finca cuando no se dispone para ello de suficiente agua de manantial.

“Cargas:
El dominio directo de la expresada finca pertenece a D. Luis Romero y Sainz, heredero testamentario de D. José de Salafranca y Vivar, Marqués de Pinares, constituyendo un censo, consistente en la décima parte del precio que se enajenas y la pensión anual de un par de gallinas por cada Tahúlla, o 5 pesetas, a pagar por Navidad “

A D. Juan de la Cierva Peñafiel también le deja “la cuarta parte proindivisa, con D. Juan de la Cierva López, D. Isidoro de la Cierva Peñafiel y Dña. Marciala de la Cierva García, de un trozo de tierra de cabida 0,1196 Has. en donde se encuentra la noria de vapor y la balsa que sirve de depósito para sus aguas y para las alumbradas por la Rambla del Sordo”.

La parte de la entrada actual de la Finca Torre-Cierva fue comprada por D. Juan de la Cierva Peñafiel a D. Luis Romero Sainz el 14 de mayo de 1914.

Entrada principal a la finca Torre Cierva - Casa del Pino

Entrada principal a la finca Torre Cierva en la calle Cresta del Gallo

A D. Ángel Romero le compró la parte superior el 22 de mayo de 1915, y la denominada Casa del Parral debió comprarse entre el 4 de mayo de 1914 y el 22 de mayo de 1915.
De manera que la finca actual se formó por:
1º.- Herencia de D. Juan de la Cierva Soto.
2º.- Adquisición de la actual entrada.
3ª.- Adquisiciones de tierras a D. Angel Romero Sainz.
4º.- Adquisición de la Casa del Parral y terrenos circundantes.

El arquitecto D. Pedro Cerdán

La casa principal de la finca fue proyectada por el famoso arquitecto D. Pedro Cerdán y se terminó de edificar en el año 1914. Los jardines y paseos fueron una creación de D. Cecilio Rodríguez, jardinero del Ayuntamiento de Madrid y autor de la famosa Rosaleda del Parque del Retiro.

En una entrevista publicada en ‘Línea’ en 1945, Francisca Mompeán Ruiz, (madre de Nicolás Zapata de la calle Cuartel), criada de la familia desde antiguo, recordaba que el inventor «se pasaba días, semanas y meses enteros haciendo aeroplanos de papel, arrojándolos desde la torre de la finca, y siempre estaban los árboles llenos de estos aviones».

La sirvienta recordaba que en otra de sus estancias «construyó un autogiro de madera y alambre, y siempre estaba estudiando la manera de mejorarlos«. Por esta mujer y otras fuentes, conocemos que la familia pasaba el verano en la Región, entre Torre Cierva y Cabo de Palos, así como quince días en Navidad y otros tantos en Semana Santa.

Finca de la Cierva

Casa Principal de la finca Torre Cierva

También recordaba que “el 4 de septiembre de 1930, coincidiendo con la llegada de la Fuensanta a Murcia, a la altura de la iglesia de El Carmen, el autogiro sobrevoló la comitiva arrojando flores, para luego dirigirse a Torre Cierva y más tarde aterrizar, por vez primera, en el campo de Sangonera la Verde”.

La Casa del Pino

Dentro de la finca hay que destacar La Casa del Pino, que se considera una de las obras mas importantes, aunque desconocida, del arquitecto Pedro Cerdán y fue encargada por D. Isidoro de la Cierva en 1904.

Casa del Pino en Santo Ángel

Casa del Pino en Santo Ángel

Es conocida la gran afición que tenía Isidoro de la Cierva por las artes en general, y por la finca pasaron todos los artistas famosos de la época. Por ejemplo, con motivo del estreno
de la zarzuela “La Parranda”, recibió con un banquete a su autor, el maestro Alonso y Ardavín. También pasaron por allí los hermanos Álvarez Quintero en 1930, y el Conde de Romanones en 1934.

Igualmente, aquella casa acogió en 1918 a la comitiva que ofreció a María Codorníu, ser camarera de la Fuensanta, inaugurando una saga que llega a la actualidad

La Coronación de la Virgen de la Fuensanta

Se sabe la gran afición a la música que profesaba D. Isidoro, del que se cuenta que tenia una magnifica voz, y que para celebrar la Coronación de la Virgen de la Fuensanta, se atrevió a cantar la Opera Marina con notable éxito.

Al fallecimiento de D. Juan de la Cierva Peñafiel, ocurrido en 1938, heredó la propiedad su viuda Dª María Codorníu Bosch, y al fallecimiento de esta en 1963, Dª Pilar de la Cierva Kirkpatrick.

 

Casa en la Finca Torre Cierva

Inmueble dentro la finca Torre Cierva

La subasta de la finca

La histórica finca terminó siendo subastada ante la pasividad de los políticos, siendo en estos momentos propiedad de la Fundación Cajamurcia, y está cerrada a cal y canto. Hemos pedido autorización para entrar a hacer unas fotografías para este trabajo, y se nos ha denegado cortésmente el acceso. Se hablaba de construir en ella un Casino y posteriormente un enjambre de duplex, ante el asombro de los vecinos de Santo Ángel, que veían como se dejaba perder un trozo importante de nuestra historia. Triste, aunque muy propio de estas latitudes.

La actual calle Cerrillar es muy interesante por los motivos que exponemos a continuación:

Existe una inscripción en el Muro que rodea la finca, y posiblemente realizada por sus constructores, que parece indicar la fecha de la construcción, el 23 de febrero de 1921.

Hospital del Vedat de Torrent durante la guerra civil

Esta pequeña puerta tiene una curiosa historia

Amigos de la familia de la Cierva

También hay una pequeña puerta tiene una curiosa historia: En el solar que existe enfrente, y actualmente adornado con multitud de pinturas ,especialmente de palomas que dan colorido al entorno, existía una vivienda propiedad del matrimonio formado por D. Mateo Seiquer Pérez y Dª Isabel Seiquer Ruiz, que habían comprado a Dª Eloisa Romero. Eran muy amigos de la familia de la Cierva, y tenían la costumbre de tomar el aperitivo juntos los fines de semana en la finca, para lo que Dª Isabel preparaba un escabeche que era una delicia, y entusiasmaba a D. Juan, del que ya se ha comentado que era un excelente gourmet.

Este ordenó construir esa puerta y les entregó la llave para que pasaran a la finca cuando quisieran, y así los fines de semana no tuvieran que dar la vuelta, a la hora del vermú, para entrar por la puerta principal.

Esta pequeña puerta tiene una curiosa historia
D. Juan ordenó construir esta puerta para amigos de la familia de la Cierva

Hospital de Aviación

También es poco conocido que, durante la guerra, la finca fue ocupada por un destacamento soviético, y al edificio que vemos junto a la citada puerta, fue trasladado a finales de 1938, el Hospital del Vedat de Torrent, (Valencia), dedicado a atender a los pilotos republicanos heridos en combate en la zona de Levante y Teruel. A finales de marzo de 1939, ya se respiraba el final de la guerra, y se ordenó trasladar el hospital y a los heridos a la base de Alcantarilla de manera precipitada. Finalmente, la finca fue tomada por las Brigadas Navarras del ejército nacional.
Hospital de Aviación en la Finca Torre Cierva

Hospital del Vedat de Torrent

D. Emilio Díez de Revenga

Siguiendo por la citada calle Cerrillar, y ya haciendo esquina con la calle del Buitre, existe una casa que fue propiedad de otro personaje de gran importancia, D. Emilio Díez de Revenga, abogado, Alcalde de Murcia en 1909 a los 34 años, Diputado a Cortes entre 1914 y 1923, uno de los fundadores de la Universidad de Murcia, así como también del Conservatorio de Música y Danza y como hemos dicho antes de la Estación Sericícola.

Casa que fue de D. Emilio Diez de Revenga

Casa que fue de D. Emilio Díez de Revenga

Es interesante pensar que siendo vecinos, compartirían muchos ratos y proyectos, y que esas entidades que crearon, posiblemente se gestaron en Santo Ángel.

Fue abuelo del que sería escritor y periodista Jaime Campmany, nacido en Murcia en 1925, y fallecido en Madrid el 13 de junio de 2005. Este, durante su niñez pasaba las vacaciones en esta casa y años después, en base a unas notas que había tomado como un diario, escribió una novela recordando aquellos años, y que se tituló “Jinojito el Lila”, que comienza así: «Al acabarse el curso nos vinimos a la casa de Santo Ángel para todo el verano”.

Jaime Campmany

Aquella finca de Santo Ángel también sería recordada por Campmany en su vejez, cuando en octubre de 2004 le llamaron desde Murcia para informarle de que se le había concedido el galardón al Mejor Embajador de Murcia del año 2004, otorgado por el periódico regional El Faro. En una de las preguntas para la entrevista en aquel diario, la redactora, Marta Cano, le propuso a Campmany echar la vista atrás con el objeto de rememorar la primera imagen de su infancia que le viniera a la cabeza. Y así respondió Jaime: “El primer recuerdo que me viene es el de la finca de mi abuelo, Emilio Díez de Revenga, en Santo Ángel. La recuerdo como un paraíso en el que había molinetes, aljibes, revistas antiguas… En aquella finca hice mis primeras diabluras”.

Detalle en el jardín cerca de la casa Pino

Ornamento en el jardín de la finca Torre Cierva

Las referencias a Santo Ángel, además de en Jinojito el Lila, aparecerán en uno de aquellos artículos literarios que publicaba Jaime Campmany en los años 50 del siglo XX en el  semanario Juventud:

Miguel el casero, el de Santo Ángel, había estado en la guerra de Cuba. Yo le pedía todas las santas tardes que me mostrase aquel costurón que le quedó en la pierna de una cuchillada, y le preguntaba si el Atlántico era como cien, como mil o como un millón de veces la balsa de la Molineta. Miguel se defendía de mi curiosidad geográfica con el recurso del folklore y se ponía a cantar guajiras, sones y habaneras.

Inmueble dentro la finca Torre Cierva

Inmueble dentro la finca Torre Cierva

Sin ahondar demasiado en la novela, puesto que no es el objeto de este trabajo, Jaime Campmany narra las imágenes remotas de la finca: el paisaje, los frutos, los pájaros, las expresiones de los mayores, etc,:

Por la mañana, aquí en Santo Ángel, cuando te cansas de la bicicleta, sí que puedes buscar nidos por las cruces de los almendros, y puedes encontrar, con un poco de suerte, algún nido de cardelinas, que cantan muy bien, y que dice Salvador que se pueden cruzar con los canarios, o algunos huevos de verderol. (…). Así se cazan muchos, porque por el lado del aromo grande y por los bancales de almendros bullen pájaros a manta de Dios, como dice Miguel, y Salvador, después, se los come fritos y los vende en los ventorrillos de la Alberca y del Verdolay». (Campmany, 1998: 45).

Jardin Finca Torre Cierva

Parte del jardín de la finca Torre Cierva

El siguiente poema inédito están condensadas todas las características de la novela que se han ido apuntando:

Santo Ángel, 1935

Mi paraíso tendrá una molíneta
para el agua. Tenía razón Tales.
El agua reventaba los frutales
y traía el perfume a la violeta.

Tendrá también la vieja bicicleta.
“La Ilustración”, el álbum de postales,
el aljibe de lluvia, los parrales
y el viento que remonta la cometa.

Madurarán ciruelos y membrillos,
habrá uva de Corinto, la manzana,
la lima, el limón dulce, el jinjolero.

Mi madre hará su encaje de bolillos,
y yo despertaré cada mañana
tan libre y silbador como el jilguero.

Jaime Campmany

 

Mi agradecimiento a Jerome van Passel y a Eva Gambín Gallego por su inestimable ayuda en el montaje del trabajo para su subida a la red, así como por las fotografías aportadas.

Este articulo forma parte del Taller “recopilación de la historia y la memoria de Santo Ángel”

Bibliografía:

Biografias de personajes famosos históricos y actuales
El verdadero origen del pastel de Cierva
historia-biografia.com
Tesis Doctoral de D. Antonio Fernandez Jimenez titulada El Periodismo literario de Jaime Campmani – 2016
regmurcia.com
Historia National Geographic
Wikipedia.es
Modernismo y art-déco en la Región de Murcia
Real Academia de la Historia
El renacer de la Casa del Pino
Torrent Histórico

Fotografías

Archivo General de la Region de Murcia
regmurcia.com
Jerome van Passel
Wikiloc – Sierra Espuña
Universidad de Murcia

error: ¡¡El contenido está protegido!!